Un gran regalo: LA PAZ ESTÉ CON USTEDES. Vivir en paz: ¿Es posible?

Un gran regalo: LA PAZ ESTÉ CON USTEDES. Vivir en paz: ¿Es posible?
Esta es una interroganpaz.jpgte que sin duda muchos nos hacemos, pues pareciera presentarse como una realidad imposible de vivir; más en un contexto como en el que nos encontramos en los actuales momentos en Venezuela, donde padecemos una de las crisis más terribles en las últimas cuatro décadas, me atrevería a decir, que de la vida republicana. Y si pensamos en una situación más funesta como la que atraviesa el medio oriente, particularmente en Siria, donde la guerra causa miles de muertes inocentes y obliga a cientos de familia a salir del país y buscar refugio en otros lugares… Estos dos ejemplo, me bastan para iluminar una respuesta que pareciera favorable a que la paz sea un imposible de vivir, tanto en lo individual o personalmente, así como en lo comunitario o socialmente.

Me atrevo a decirles, que sin el ejercicio de la paz, no hay persona ni grupo social que le dé sentido a la existencia humana. Sin paz, la vida sería un sinsentido y la felicidad sería una de las cosas imposibles de alcanzar. Y como todos debemos saber, el gran objetivo por el cuál vivimos, es el del que podamos ser felices.
Entonces, ¿es posible vivir en paz? Esa es nuestra lucha de todos los días. Especialmente los seguidores de Jesús, estamos llamados (por no decir obligados), a vivir la paz y a ser generadores de paz en cualquiera de los ambientes y lugares en donde nos desenvolvemos periódicamente. Debemos ser signo perenne de una espiritualidad que refleje la armonía de sí mismos, respeto por los demás, que muestre ponderación de nuestras emociones, que sepamos ser sujetos (no objeto) frente a lo que nos acontece, sea positivo o negativo, mostrando un equilibrio y bienestar en todo momento.
Ojo, no estoy hablando de vivir fingiendo hacer algo, como quien se pone a cuestas un elefante en la espalda y pretende de esta forma caminar. No. Sin duda esto sería un elemento contrario al espíritu de Jesús. Hablo de asumir la paz, como cualidad fundante en nuestro estilo de vida, porque es un valor vital para nosotros, porque lo anhelamos y lo queremos, y como tal, intentamos insertarla en lo más profundo de nuestro ser, para que se convierta en fuente desde donde bebemos, para mantener relaciones de bienestar consigo mismo y con los demás.
Es importante entender que nuestra armonía y nuestro bienestar interior, igualmente como nuestra armonía y bienestar con nuestro entorno, pasan por trabajar por la justicia, pues nadie, especialmente los cristianos, podemos decir que somos hombres y mujeres de paz, si no luchamos por la justicia, si no trabajamos en hacer de este mundo un lugar más humano, presencia de ese reino y de ese mundo nuevo que tanto anhelamos. Ese es el gran regalo de Dios para nosotros. Los que trabajan por la paz, los que viven la paz, serán llamados hijos de Dios. Mt. 5, 10.

Termino con expresarles el mismo saludo que Jesús dirigió a sus discípulos: LA PAZ ESTÉ CON USTEDES…deseándoles que anhelen, y practiquen hoy más que nunca, este valor profundo del espíritu. Que esta sea tu elección: LA PAZ. Al elegirla, te repito, has elegido ser feliz. Así que, sonríe, lucha, ama y trabaja por la paz. Mientras estés perturbado, con miedos, en desequilibrios, el ser hombre y mujer pacíficos, seguirá siendo una tarea y tu entorno seguirá sin generar ningún tipo de transformación.

Ánimo mis hermanos, les repito: LA PAZ ESTÉ CON USTEDES. ¡A trabajar!

José Robles D.

Primeras Comuniones en la parroquia

ca

En noviembre la Parroquia San José de Calasanz celebró con gran alegría la Primera Comunión en todas las capillas: San Francisco Javier, María Auxiliadora, Nuestra Señora de los Ángeles, Santa Teresita y San José de Calasanz.

Felicidades a todos los participantes, padres, representantes, voluntarios y catequistas del Movimiento Calasanz. Ver fotos

image

Creer en el cielo de J.A. Pagola

Sin-fe-es-imposible-640

En esta fiesta cristiana de «Todos los Santos», quiero decir cómo entiendo y trato de vivir algunos rasgos de mi fe en la vida eterna. Quienes conocen y siguen a Jesucristo me entenderán. Creer en el cielo es para mí resistirme a aceptar que la vida de todos y de cada uno de nosotros es solo un pequeño paréntesis entre dos inmensos vacíos. Apoyándome en Jesús, intuyo, presiento, deseo y creo que Dios está conduciendo hacia su verdadera plenitud el deseo de vida, de justicia y de paz que se encierra en la creación y en el corazón da la humanidad.

Creer en el cielo es para mí rebelarme con todas mis fuerzas a que esa inmensa mayoría de hombres, mujeres y niños, que solo han conocido en esta vida miseria, hambre, humillación y sufrimientos, quede enterrada para siempre en el olvido. Confiando en Jesús, creo en una vida donde ya no habrá pobreza ni dolor, nadie estará triste, nadie tendrá que llorar. Por fin podré ver a los que vienen en las pateras llegar a su verdadera patria.

Creer en el cielo es para mí acercarme con esperanza a tantas personas sin salud, enfermos crónicos, minusválidos físicos y psíquicos, personas hundidas en la depresión y la angustia, cansadas de vivir y de luchar. Siguiendo a Jesús, creo que un día conocerán lo que es vivir con paz y salud total. Escucharán las palabras del Padre: Entra para siempre en el gozo de tu Señor.

No me resigno a que Dios sea para siempre un «Dios oculto», del que no podamos conocer jamás su mirada, su ternura y sus abrazos. No me puedo hacer a la idea de no encontrarme nunca con Jesús. No me resigno a que tantos esfuerzos por un mundo más humano y dichoso se pierdan en el vacío. Quiero que un día los últimos sean los primeros y que las prostitutas nos precedan. Quiero conocer a los verdaderos santos de todas las religiones y todos los ateísmos, los que vivieron amando en el anonimato y sin esperar nada.

Un día podremos escuchar estas increíbles palabras que el Apocalipsis pone en boca de Dios: «Al que tenga sed, yo le daré a beber gratis de la fuente de la vida». ¡Gratis! Sin merecerlo. Así saciará Dios la sed de vida que hay en nosotros.

José Antonio Pagola

Todos los Santos – B (Mateo 5,1-12)

1 de noviembre 2015

Extraído de http://www.periodistadigital.com/

Revista Presencia Valencia Edición Nº 006

Con gran alegría compartimos la Edición Nº 006 de la Revista Presencia Valencia

/logo-twitter.jpg /Instagram-logo.jpg /imagenes-de-facebook-logo.png /Flickr_Logo1.png /Wordpress-Logo-transparent-smallshadow.jpg/imagenes-de-facebook-logo.png

Pulse aquí para ver/descargar la revista

Edición Nº 005 de la Revista Presencia Escolapia Valencia

Con gusto compartimos la Edición Nº 005 de la Revista Presencia Escolapia Valencia. Deseamos que disfruten de su lectura.
/portada-copia.jpg

II Edición de la Revista Presencia Escolapia Valencia

portada 06

Ya disponemos de la II Edición revista Presencia Escolapia Valencia

Pulse en el siguiente Revista Presencia Escolapia Valencia