Llamado a compartir la Misión

UNA OFERTA DE FE DESDE LA MISIÓN

El camino hacia la modalidad de Misión Compartida puede tener diversas variantes y situaciones. Todo parte del mandato de Jesús de evangelizar a todos los pueblos que los PP. Escolapios realizamos dentro de la Misión que la Iglesia nos ha confiado.

Desde esta misión entendemos que pueden ser muchas las personas que entienden que nuestra misión está llena de sentido para ellas, pero debido a sus opciones de vida –matrimonio, situaciones familiares, situaciones laborales de compartir diversos trabajos…– no encuentran el tiempo para apoyar esta misión de la Iglesia. ¿Y si su mismo trabajo se constituyera en esa misma misión de la Iglesia compartida con los PP. Escolapios? ¿Qué pasos habría que dar para que fuera así? ¿Cómo podría ser un laico escolapio desde su trabajo hecho misión de la Iglesia?

Pero las cosas se complican –o se clarifican- todavía más cuando hablamos de la fe. Sabemos que la misión nace del envío que tiene como fondo la fe. No somos un grupo de acción, somos mucho más. Somos consagrados a Dios, llamados a caminar con otros con quienes podamos tener “un solo corazón y una sola alma”. Y el fondo es nuestra vida con Dios. Es más, sabemos que hoy el gran problema de nuestro mundo es la falta de pertenencias y por ello mismo de identidades. ¿Seria posible cultivar nuestra identidad cristiana, como hijos de Dios desde Jesús, haciendo de nuestro trabajo misión y de nuestra misión espacio de pertenencia de la fe? ¿Podríamos formar y celebrar los momentos más importantes desde la fe en compañía de otros para quienes esta misión tiene sentido?

Y todo ello todavía con un paso más. ¿Cómo transmitir nuestra fe a nuestros hijos, a nuestros alumnos, si no la podemos vivir en intensidad? ¿Cómo llegar a hacer de nuestro hogar una “Iglesia Doméstica” y de nuestra escuela un espacio de comunión eclesial? En definitiva, ¿cómo pertenecer plenamente al ser escolapio sin dejar mis obligaciones y mi vida? Por supuesto que quien algo pide algo le cuesta, pero ¿podríamos unir todas estas cosas y vivir así desde mi fe, algo tan querido siempre?

 

One thought on “Llamado a compartir la Misión

  1. Las inquietudes coinciden con las mías. Las situaciones personales y familiares ahogan, en ocasiones, el deseo de vivir con intensidad la vocación laical. Sin embargo, vivirlo desde la propia responsabilidad es una opción. Sin sentimientos de inferioridad o baja autoestima.
    Vivir alegremente, el trabajo. Sabiendo que se dice Si desde la cotidianidad,lo que hacemos a los otros se lo hacemos al mismo Jesús de Nazaret.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s