Discernir en movimiento

En movimiento.jpgHace apenas unos días, Rodolfo Abello, encargado de la pastoral juvenil de la Provincia jesuita de Colombia hizo una pregunta al papa Francisco: ¿Hacia qué horizonte quiere que motivemos a nuestros jóvenes de espiritualidad ignaciana?
La respuesta me llena de alegría y me confirma en muchas de las intuiciones desde las que trabajan muchas instituciones. Dijo esto:

  • “Me sale, para decirlo un poco intelectualmente: meterlos en espiritualidad de Ejercicios. ¿Qué significa eso? Ponerlos en movimiento, en acción. Hoy la pastoral juvenil de pequeños grupos y de pura reflexión no funciona más. La pastoral de jóvenes quietos no anda. Al joven lo tienes que poner en movimiento: sea o no sea practicante, hay que meterlo en movimiento.
  • Si es creyente, te resultará más fácil conducirlo. Si no es creyente, hay que dejar que la vida misma sea la que lo vaya interpelando, pero estando en movimiento y acompañado; sin imponerle cosas, pero acompañándolo… en voluntariados, en trabajos con ancianos, en trabajos de alfabetización… en todos los modos que son afines a los jóvenes.
  • Si nosotros ponemos al joven en movimiento, lo ponemos en una dinámica en la que el Señor le empieza a hablar y comienza a moverle el corazón. No seremos nosotros los que le vamos a mover el corazón con nuestras argumentaciones, a lo más lo ayudaremos, con la mente, cuando el corazón se mueve.
  • Ayer, en Medellín, conté un episodio muy significativo para mí porque que me salió del corazón. En Cracovia, durante un almuerzo con 15 jóvenes de diversas partes del mundo, junto al Arzobispo -en cada Jornada de la Juventud hay un almuerzo de estos- empezaron a hacer preguntas y se abrió un diálogo. Un muchacho, universitario, me preguntó: “Algunos de mis compañeros son ateos, ¿qué les tengo que decir para convencerlos?”. La pregunta me hizo notar el sentido de militancia eclesial que tenía este joven. La respuesta que me vino fue clara: “Lo último que tienes que hacer es decir algo, lo último. Empieza a actuar, invítalo a que te acompañe y cuando él vea lo que haces y el modo como lo haces te va a preguntar, y ahí empieza a decir algo”.
  • Lo que yo les digo es que metan a los jóvenes en movimiento, inventen cosas para que ellos se sientan protagonistas y así, después, se pregunten: “Qué pasa, qué me cambió el corazón, por qué salí contento?”. Como en los Ejercicios: cuando uno se pregunta acerca de las mociones interiores.
  • Obviamente, no les pregunten a los jóvenes qué mociones tuvieron porque no van a entender nada de su lenguaje. Pero dejen que les cuenten las cosas que han sentido, y a partir de ahí, involúcrenlos poco a poco. Ahora, para eso -como me decía el benemérito padre Furlong cuando me hicieron Provincial- hay que tener la paciencia de sentarse y escuchar al te cuestiona y hay que saberse desenvolver cuando el que viene te quiere llevar a discusiones infinitas. Los jóvenes cansan, los jóvenes cuestionan, y hay que tener esa mortificación continua de estar siempre dispuestos a escucharlos. Pero para mí el punto clave es el movimiento.”

@rpj_escolapios

Anuncios

MIES: Movimiento de Infancia Escolapia

MIES: Movimiento de Infancia Escolapia

MOVIMIENTO CALASANZ

logomiesMIESes la propuesta  que la Provincia de las Escuelas Pías de Centroamérica y Caribe tiene para los niños. En las Escuelas se desarrolla en 4º, 5º y 6º de Primaria en tres etapa bien definidas. En las parroquias se adapta el proceso para integrar la preparación de la primera comunión.

Es un grupo infantil de tiempo libre que pretende guiar al niño y a la niña en el camino de la fe, favoreciendo su crecimiento personal y espiritual, vivido desde una  experiencia de vida dinámica en grupo  (juegos, recreación, paseos) y celebrativa (eucaristías, encuentros, convivencias), a la luz del mensaje de la Buena Noticia de Jesús y del ejemplo de seguimiento y entrega de San José de Calasanz,, y de María la Madre de Jesús, Madre nuestra y de las Escuelas Pías.

Ver la entrada original 616 palabras más

Educar, anunciar, transformar. Solemnidad de San José de Calasanz

unnamed.jpg

EDUCAR, ANUNCIAR, TRANSFORMAR – Solemnidad de San José de Calasanz – Fundador de las Escuelas Pías

A TODOS LOS RELIGIOSOS DE LA ORDEN
A LA FAMILIA CALASANCIA
A LAS FRATERNIDADES ESCOLAPIAS
A CUANTOS AMAN A CALASANZ
¡LA GRACIA Y LA PAZ DE DIOS, NUESTRO PADRE!

Queridos hermanos y hermanas:
Hoy, 25 de agosto de 2017, celebramos la solemnidad de San José de Calasanz, fundador de las Escuelas Pías y Padre de nuestra Familia Calasancia. Con profunda alegría, celebramos a Calasanz en el contexto del Año Jubilar que la Iglesia nos ha concedido y nos invita a vivir.
“Los niños y jóvenes necesitan que se les distribuya el pan de la piedad y de las letras, los pobres siguen llamándonos y convocándonos, la sociedad pide ser transformada de acuerdo con los valores del Evangelio, y la predicación de Jesús debe ser llevada a todos los pueblos y todas las naciones”.
Con estas palabras, el Papa Francisco nos invita a renovar nuestro compromiso con la misión escolapia y a continuar, día a día, dando lo mejor de nosotros mismos por el sueño de Calasanz.
Este, y no otro, queremos que sea nuestro mensaje de felicitación en este día de fiesta calasancia: renovemos nuestro compromiso con la misión, nuestra vocación educadora, nuestra identidad religiosa, nuestra búsqueda de fidelidad. Digamos nuevamente un SÍ confiado y comprometido con el extraordinario proyecto que Dios inspiró a Calasanz y que sigue cambiando la vida de tantos niños y jóvenes.
Desde Roma, desde la Casa de San José de Calasanz, vestida de fiesta y de acción de gracias a Dios, ¡FELIZ DÍA DE NUESTRO SANTO PADRE!
Que el Señor les bendiga y les sostenga en el camino, y les conceda vivir aquellas disposiciones que hicieron santo a Calasanz.

Roma, 25 de agosto de 2017, Año Jubilar Calasancio.
La Congregación General de las Escuelas Pías

Fuente: http://www.scolopi.org

El valor del ejemplo

valor-del-ejemplo.jpgSon muchas las ocasiones en las que nos preocupamos por el comportamiento de los niños e intentamos cambiarlo. Por mucho que insistamos y a pesar de nuestros intentos por explicarles porque deben comportarse de cierta manera, nuestros esfuerzos suelen ser improductivos. Los niños no parecen aprender y no cambian sus comportamientos. No obstante antes de juzgar el comportamiento del niño, debemos observar nuestro comportamiento, ya que nuestro ejemplo, lo que nosotros hagamos va a afectar de forma determinante a la conducta del niño. Si nosotros gritamos el niño tenderá a gritar, si solemos ser rencorosos el niño tenderá a serlo, si mentimos a veces, el niño también va a tender a hacerlo. Es importante tener en cuenta el valor del ejemplo ya que es un fuerte determinante de la conducta del niño.

El valor del ejemplo

Nuestro ejemplo es un modelo que los niños observan e imitan constantemente de un modo casi inconsciente. Se trata de un proceso de aprendizaje social básico, innato y necesario para la supervivencia de la especie.

Los niños cuando nacen no han desarrollado comportamientos complejos, tienen respuestas reflejas que son innatas y que aseguran su supervivencia, pero no conductas elaboradas. El niño empieza un proceso de asimilación y aprendizaje de conductas que se enmarca en un proceso social. El niño observa las conductas de las personas más cercanas, y las asimila, las hace suyas y las reproduce.

Nuestro ejemplo es mucho más poderoso que lo que les digamos. El niño aprende a través de un proceso de aprendizaje vicario o modelado. Los adultos más cercanos al niño funcionan como un modelo, que el niño inconscientemente imita. Es un mecanismo de aprendizaje social, que garantiza la supervivencia. Determinadas actitudes, valores, formas de actuar se aprenden desde el nacimiento, para adaptarnos a las demandas sociales y culturales.

Cuando nuestro ejemplo no es adecuado

A veces no somos conscientes del modelo que estamos transmitiendo a nuestros niños y niñas. A menudo nos quejamos de sus actitudes y de sus conductas, pero apenas nos paramos a observar o reflexionar sobre nuestros actos y actitudes. El primer paso para cambiar la conducta del niño es observar la nuestra, sobre todo centrándonos en aquello que queremos cambiar del niño. Por ejemplo: si queremos que el niño deje de mentir, tendremos que prestar atención a cuando nosotros mentimos.
Tomar conciencia de nuestro ejemplo, es el primer paso para cambiar nosotros y ayudar a cambiar al niño.

Consejos para cuidar nuestro ejemplo

Trata de observar tus actos y actitudes y toma conciencia de aquellos gestos negativos que puede estar imitando el niño.
No se trata de sentirnos culpables o mal, recuerda que no somos perfectos. Se trata de comprenderlo, de aceptarlo y de cambiarlo.
Párate a reflexionar ¿cómo quieres que se comporte tu hijo? ¿Cómo te gustaría que fuese su modelo? Y cuando lo tengas claro, proponte un plan para el cambio. El cambio es un proceso gradual que se logra poco a poco. Empieza por pequeñas cosas y poco a poco se irá generalizando.
No solo cuides tu ejemplo delante del niño, trata de comportarte así en todo momento o situación, de este modo te será más sencillo, lo harás sin darte cuenta y tu ejemplo será más fuerte.

Celia Rodríguez Ruiz – Psicóloga y Pedagoga
@educa_aprende

Participar para construir Escuelas Pías

Escuelas Pías Centroamérica y Caribe

Encuentro de Responsables de Participación de las Escuelas Pías

20170714_131100_resized_1Oaxaca, México ha sido la tierra de siete regiones con una gran variedad y riqueza folclórica, la que ha acogido a los Responsables de Participación de la Orden y los encargados de los Secretariados Generales para compartir el trabajo que se ha ido realizando sobre el tema y generar una reflexión importante sobre el Directorio de Participación en las Escuelas Pías.

Han sido días de mucho trabajo, en torno al estudio del Directorio de Participación de la Orden. Cada Provincia presentó el trabajo que ha ido realizando, los distintos delegados presentaron el modo de relacionar las claves de vida de Cultura Vocacional y Formación Inicial, Ministerios y se presentó el Modelo de Presencia Escolapia.

Para nuestra Provincia ha sido una riqueza grande el haber participado, y entre los aspectos a destacar las intervenciones del P.  Javier Alonso y P. Oscar García…

Ver la entrada original 30 palabras más

“No tengan miedo”

“No tengan miedo”

WilliCosta

No tengan miedo, porque no hay nada oculto que no pueda llegar a saberse.

No tengan miedo de los que matan al cuerpo, pero no el espíritu.

No tengan miedo, pues cada uno de ustedes vale más que cualquier otro ser viviente que habite sobre la tierra.

No tengan miedo, porque son mis hijos predilectos.

No tengan miedo cuando los injurien y calumnien, porque yo estaré con ustedes en la injuria y la calamidad.

No tengan miedo a los que pueden apresar el cuerpo, pero nunca la libertad.

No tengan miedo de aquellos que amedrentan y amenazan, y disfrazados de aves de sapiencia sólo buscan la oportunidad para aniquilarles.

No tengan miedo a los que difaman y gritan con fuerte voz, porque ustedes han sido fortalecidos con mi Espíritu.

No tengan miedo a quienes se aferran al poder, porque yo estoy con los que sufren la miseria y la opresión.

Ver la entrada original 60 palabras más